ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2007 > 2007/09 > París liquida el algodón africano

Discreta privatización de un importante grupo francés

París liquida el algodón africano

Desde hace mucho tiempo, los campesinos del Sur, sobre todo africanos, combaten las injusticias del mercado mundial del algodón. En 2007, la batalla se ha enriquecido con un nuevo episodio: la discreta privatización –por no decir la liquidación– de Dagris. Este holding agroalimentario francés, a través de sus intermediarios, tenía al menos la ventaja de garantizar los precios a los pequeños agricultores. El desmantelamiento de ese sistema, bajo la presión de instituciones financieras internacionales, los debilita peligrosamente. Por otra parte, cualquiera que sea su propietario, el holding sigue siendo uno de los gigantes de la influencia francesa en África. Tras esta crisis se perfila, como siempre, la cuestión de las relaciones Norte-Sur. Un público de “alterconsumidores”, deseando modificar esas relaciones, espera mucho del “comercio justo”. Pero incluso este comercio justo está marcado, a veces, por el sello de la ambigüedad.

por Olivier Piot, septiembre de 2007

Dagris: un modesto letrero con un logotipo de grafía anticuada, colocado en la fachada de un edificio parisino de la calle Monceau. Acrónimo de Desarrollo de las Agroindustrias del Sur, Dagris es el nombre que en 2001 adoptó la vieja Compañía Francesa para el Desarrollo de Fibras Textiles (CFDT, en francés), fundada en 1949. Tanto estas siglas como las actividades que abarcan, han permanecido hasta hoy casi desconocidas para la opinión pública. Exceptuando algunos expertos, ¿quién conoce esta importante empresa francesa, especializada en el algodón y las oleaginosas africanos?

Lo que equivale a decir que, cuando en enero de 2006 el gobierno de Dominique de Villepin lanzó la privatización de este grupo, pocos fueron los que se interesaron. Un año más tarde, en febrero de 2007, mientras que los servicios del ministro de Economía, Finanzas e Industria Thierry Breton concluían discretamente el expediente, los medios de comunicación franceses tenían los ojos (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.