ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/02 > Orígenes del apoyo soviético a Israel

Los cálculos tácticos que cambiaron la faz del mundo

Orígenes del apoyo soviético a Israel

En su diario, en la fecha del 3 de febrero de 1941, Ivan Maisky, embajador soviético en Londres, relata una entrevista inesperada que preparó el reconocimiento precoz del Estado de Israel por la URSS. Sus notas esclarecen el giro de Moscú, que, tras haber apoyado la creación de una Palestina independiente, resultó oponerse más al mandato británico que al sionismo.

por Gabriel Gorodetsky, febrero de 2016

En el transcurso de su asamblea general del 29 de noviembre de 1947, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ofrecía su apoyo al plan de partición de Palestina y, por lo tanto, a la creación del Estado de Israel. Sin lugar a dudas, esta votación histórica jamás habría podido tener lugar sin el apoyo de la URSS. Sorprendentemente, los representantes del movimiento sionista contactaron con los dirigentes rusos cuando el pacto germano-soviético, firmado en agosto de 1939, todavía estaba en vigor. El encuentro inicial tuvo lugar unos meses antes de la invasión de la Unión Soviética por los alemanes, en junio de 1941. Al apostar erróneamente por una victoria rápida de los nazis tras la desbandada de las tropas francesas, Joseph Stalin se había marcado como objetivo consolidar su estatura política en previsión de una conferencia de paz que, a su juicio, debía celebrarse en 1942 y de la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.