ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/05 > Odesa o los encantos de lo superfluo

Encuentros a orillas del Mar Negro

Odesa o los encantos de lo superfluo

Sergéi Eisenstein, en su película El acorazado Potemkin, rodó la célebre escena de la masacre de civiles por parte de los soldados zaristas en una escalinata monumental. Al oeste, no son tan conocidos la fantasía y el encanto particulares de Odesa, gran puerto del mar Negro, plataforma comercial y petrolera de Ucrania. Irena Wiszniewska, narradora polaca, inventora de una estratagema ideal para explorar el alma de los individuos y los pueblos, sucumbió a su hechizo.

por Irena Wiszniewska, mayo de 2012

Cuando los habitantes de Odesa se dan cita en el Bulevar Marítimo, siempre indican si es del lado de Pushkin o del lado del “duque”. Nadie se toma el trabajo de explicar de qué duque se trata. Hay uno solo: Armand du Plessis de Richelieu, gobernador de la ciudad de 1798 hasta 1811, y cuya estatua se yergue en lo alto de la célebre escalera Potemkin. Odesa le debe mucho: el primer trazado urbano, el alumbrado público, las calles pavimentadas con trozos de lava del Vesuvio, las acacias blancas de Italia... Pero, ante todo, le debe su carácter internacional, por haber atraído a la ciudad a miles de europeos. Los italianos levantaron la mayoría de los edificios; las canalizaciones fueron obra de los ingleses; los belgas contribuyeron a construir la red de tranvías; la Opera no existiría sin los austriacos, mientras que los barcos pertenecían sobre todo a armadores griegos.

Hoy (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.