ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2007 > 2007/09 > Macao, entre el juego y la indisciplina

Casinos delirantes bajo tutela China

Macao, entre el juego y la indisciplina

A la manera de Mónaco en Francia, Macao se extiende construyendo sobre el mar. Al abrigo de las turbulencias chinas, la ciudad que pasó a ser controlada por Pekín en diciembre de 1999 se enfrenta a otras batallas, como la de los propietarios de los casinos venidos de Las Vegas, con proyectos más que gigantescos. Incluso se piensa en alquilarle a China una isla muy cercana. También es un problema en este “infierno del juego” la falta de mano de obra.

por Any Bourrier, septiembre de 2007

Cuando el ferry se acerca lentamente al desembarcadero, se percibe un istmo estrecho, rodeado de dos bahías profundas donde los conquistadores portugueses y los culíes chinos construyeron una ciudad mítica denominada Macao. En su origen, la ciudad se llamaba A-Ma-Gao (La Bahía de Ama), en homenaje a una heroína local que, según la leyenda, salvó a centenas de barcos de pesca víctimas de espantosas tormentas, bastante frecuentes en esta región tropical del sur de China.

En esta franja de tierra que recuerda al tallo de una flor, los descendientes de los primeros pescadores, ayudados por los marinos de Lisboa, construyeron una ciudad con dos caras: al borde del mar, torres, casinos, monumentos e incluso una ciudad en miniatura que reproduce pueblos africanos, capitales europeas y casas del sur de Estados Unidos. El Macao de la orilla del mar es una fachada, un decorado de rascacielos y carteles publicitarios, un mal ejemplo (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.