ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/04 > Los Hombres de buena voluntad

Los Hombres de buena voluntad

por Jules Romains, abril de 2004

Debido a sus convicciones socialistas, Edmond (Maillecottin, obrero en los establecimientos Bertrand, el equivalente de las fábricas Renault) se ve obligado a creer firmemente en la existencia de clases y en su profunda separación: de una parte la clase capitalista, de la otra la clase obrera. Burguesía y proletariado. Pero más que nada se trata de una noción del entendimiento. Para Edmond no se corresponde con lo que probablemente existía en el hombre de pueblo de la época: el sentimiento de dos razas distintas. Sólo ubicaría en una zona de la humanidad especial y alejada, que sólo conoce de oídas, a los “aristócratas”, los “nobles”. (...)

Si se le permitiese juzgar por sí mismo, Edmond podría percibir fácilmente en la sociedad tres grandes categorías: los afortunados de nacimiento, que llegaron al mundo con dinero; los pícaros, que se dedican a engañar a los compañeros y que también son favorecidos por la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

Extracto de Les Hommes de bonne volonté, tome II, “La montée des périls”, Robert Laffont, coll. “Bouquins”, París, 2003.