ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/09 > Las pequeñas voces de la disidencia

La eclosión de la prensa escrita independiente

Las pequeñas voces de la disidencia

El 8 de julio de 2004, Serge Dassault se convirtió en el nuevo presidente de Socpresse, incrementando así un poco más la concentración de la prensa francesa en manos de grandes grupos industriales. Frente a la extinción del pluralismo, especialmente en el interior, modestas publicaciones intentan devolver al periodismo ciertos valores y colores. Bajo formas muy variadas, los pequeños periódicos independientes defienden la ambición de preferir siempre la sátira a la reverencia.

por Philippe Descamps, septiembre de 2004

“La prensa muchas veces miente, eso es sabido. Es grave. Y sin embargo, menos grave que ese flagelo que afecta a millones de personas sin que eso agite las aguas del microcosmos parisino.” Cada semana en La Feuille, en Villeneuve-sur-Lot, Anne Carpentier y sus colegas dan “caña” a los funcionarios ministeriales, los banqueros, los representantes corruptos o impotentes, los empresarios delincuentes que imponen ese “impuesto a la miseria añadida” que afecta a los obreros despedidos, los agricultores arruinados o las microempresas abandonadas. Desde 1976, el periódico, cuya tirada es de 5.000 ejemplares, pone sus columnas al servicio de los lectores “al borde del ataque de nervios”, en una región carcomida –como otras– por las desigualdades.

Son decenas de periodistas aficionados o profesionales que se animan a la aventura de la independencia. A escala de barrio (como L’Ami du 20º, desde 1946), comunal, cantonal (como L’Oursaint o Le CANeTON déchaîné), regional o (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.