ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/01 > La crisis de 2008 se inició hace cuarenta años

Los orígenes políticos de la sebacle financiera

La crisis de 2008 se inició hace cuarenta años

Utilizada de forma persistente para describir el agravamiento de la situación económica y financiera desde 2008, la noción de crisis conlleva implícitamente la desregulación intempestiva de un sistema perenne. Así pues, bastaría con corregir los excesos para que el sistema volviera a funcionar. Pero, ¿y si el capitalismo democrático implementado por los países occidentales tras la Segunda Guerra Mundial comportara un desequilibrio insalvable?

por Wolfgang Streeck, enero de 2012

Día tras día, los acontecimientos que atraviesan la actual crisis nos enseñan que hoy son “los mercados” quienes dictan su ley a los Estados. Aunque supuestamente democráticos y soberanos, se les prescriben los límites de lo que pueden hacer por sus ciudadanos y se les sugieren las concesiones que deben exigir de ellos. Para la población, algo es claro: los líderes políticos no sirven a los intereses de sus ciudadanos, sino a los de otros Estados u organizaciones internacionales –como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o la Unión Europea–, resguardados en los rigores del juego democrático. Generalmente, esta situación se describe como la consecuencia de un fallo en la estabilidad general: una crisis. ¿Pero realmente es así?

También se puede leer la “Gran Recesión” y el cuasi colapso de las finanzas públicas resultante como la manifestación de un desequilibrio fundamental de las sociedades capitalistas avanzadas, desgarradas entre las exigencias del mercado (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.