ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/03 > En Argelia ya no creen en promesas

Crece el escepticismo y el malestar

En Argelia ya no creen en promesas

Abdelaziz Buteflika acaba de reformar la Constitución argelina con el fin de suprimir la limitación de los mandatos presidenciales. Piensa presentarse por tercera vez en abril de 2009, a pesar de haber confesado el “fracaso” de su política. En cuanto a los argelinos, inquietos y desesperados por el deterioro de todos los aspectos de la vida diaria, no muestran interés alguno por las elecciones que se están preparando. Las revueltas, síntomas del clima de insatisfacción, se han multiplicado en estos últimos años.

por Ali Chibani, marzo de 2009

“Para ir a Larbaa Nath Irathen (LNI), (en Cabilia), solo hay caminos que suben”, una sucesión de curvas en carreteras estrechas. Se perciben colinas en cascada. Bajo una luz brillante, los fresnos, olivos y otros árboles frutales verdecen. Desechos abandonados estropean, desgraciadamente, la belleza del lugar: botellas, bolsas y otras basuras tapizan el suelo. En todo el territorio, sea en la ciudad o en el campo, la destrucción del paisaje refleja el estado de ánimo de la sociedad.

Llamada Fort National por los franceses, la pequeña ciudad de LNI no renuncia a la regla frenética de las construcciones. Los edificios crecen como hongos en todo el país. Los ricos y los altos funcionarios poseen generalmente varios pisos, lo que hace perdurar la falta de viviendas y obliga a los otros habitantes a manifestar violentamente su indignación.

En las aceras de este municipio, que tiene el aspecto de una ciudad de otro tiempo (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.