ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/07 > El ‘lumpen-radicalismo’ del presidente Jacob Zuma

Sobre un trasfondo de desigualdades sociales y de demagogia racial, herencia del Apartheid

El ‘lumpen-radicalismo’ del presidente Jacob Zuma

“Un Gobierno para todos los sudafricanos”, fue la promesa que hizo el nuevo presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, después de su victoria electoral del 22 de abril de 2009. Tan carismático como enigmático, quien dirige ahora la primera potencia subsahariana deberá hacer frente a una sociedad carcomida por las desigualdades y la criminalidad, que no ha podido superar aún la pesada herencia del ‘apartheid’. Deberá también responder a la crisis que atraviesa su partido, el Congreso Nacional Africano (CNA), debilitado por las tensiones internas.

por Achille Mbembe, julio de 2009

Sudáfrica ha elegido como Presidente, el 6 de mayo de 2009, al hombre político más astuto y más enigmático del país. Personaje picaresco, héroe popular y figura ­novelesca, el nuevo Presidente de la primera potencia económica subsahariana, Jacob Zuma, suscita pasiones desenfrenadas desde que fuera destituido de su cargo de Vicepresidente por el jefe de Estado Thabo Mbeki en 2005. Entre otras cosas, había sido acusado de corrupción en ocasión de la polémica compra de armamento por el primer gobierno democrático elegido en 1994.

Defendido enérgicamente por los mejores abogados sudafricanos, utilizó con éxito todos los medios legales y paralegales con el fin de no responder nunca sobre los hechos por los que había sido acusado en los tribunales. Líder del llamado movimiento de la “regeneración moral”, en uno de los Estados del mundo más expuestos a la pandemia del sida, resultó absuelto en un sombrío asunto de violación de una (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.