ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/04 > De la liturgia al objeto político

Paradojas del efecto placebo

De la liturgia al objeto político

por Nicolas Pinsault y Richard Monvoisin, abril de 2019

Todo empezó con un error de traducción. El noveno versículo del salmo 114 de la Vulgata –la versión en latín de la Biblia–, dedicado al culto de los muertos, comienza así: “Placebo Domino in regione vivorum” (“Agradaré al Señor en el país de la vida”). La frase en hebreo debería haber sido traducida correctamente y rezar: “Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida”. En el siglo XIII, la primera palabra del salmo pasa a ser toda la ceremonia de los muertos: se habla entonces de “ir a placebo”, de “cantar un placebo”. A las plañideras profesionales reclutadas para cantar durante los funerales a cambio de limosna, se las llama con desprecio “cantoras de placebo”, confiriendo al vocablo latino una doble connotación de falta de honestidad y de lisonja.

El uso de artificios en los tratamientos es una vieja cantinela de la que ya hablaba Platón hace más (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.