ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2006 > 2006/11 > Confusión y desencanto en Estados Unidos

Confusión y desencanto en Estados Unidos

En periodo electoral, las técnicas de comunicación –o de manipulación– teatralizan diferencias anecdóticas, en algunos casos para ocultar mejor convergencias apreciables. “Contar una historia” ha llegado a convertirse, precisamente, en una práctica de la gestión norteamericana, que ve en ello el modo de retener la atención de públicos ávidos de “amarillismo” inquietantes. Detalles como, por ejemplo, la reconstitución de las grandes fortunas de las castas hereditarias en los Estados Unidos. O ese humus de las prisiones norteamericanas que ha producido los torturadores de Abu Ghraib. Sin olvidar la forma en que General Electric, una de las mayores empresas del país, y de las más antiguas, se ha metamorfoseado.

noviembre de 2006

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierConfusión y desencanto en Estados Unidos

En periodo electoral, las técnicas de comunicación –o de manipulación– teatralizan diferencias anecdóticas, en algunos casos para ocultar mejor convergencias apreciables.
  • La persistencia del sueño americano

    Serge Halimi
    Los electores norteamericanos se pronuncian sobre el balance del presidente George W. Bush. Un eventual cambio brusco en una Cámara complicaría su tarea durante los próximos dos años.

    Recuadro: Para saber más

    Recuadro: Un cuento de Navidad

  • La máquina de fabricar historias

    Christian Salmon
    Una nueva moda procedente de Estados Unidos está en expansión: la del storytelling. Concierne al discurso, eso que los Antiguos llamaban la retórica: el arte y la manera de hablar y escribir.
  • Reglas brutales en las cárceles ­militares y civiles estadounidenses

    Avery F. Gordon
    Debido a la guerra que Estados Unidos desarrolla contra el terrorismo, y a las bases militares que posee en el exterior, la vigilancia de los prisioneros de guerra ha quedado a cargo del ejército. Eso está aumentando la demanda de carceleros, que en gran medida es satisfecha por los reservistas del ejército.
  • General Electric y el capitalismo

    Olivier Vilain
    La prensa de economía parece amar a General Electric. Declarada la “compañía más respetada” del año por The Financial Times durante ocho años consecutivos, General Electric también fue la empresa “más admirada” de la revista Fortune.

    Recuadro: Un publicitario llamado Ronald Reagan

    Recuadro: Inventos

    Recuadro: Cifras