ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2003 > 2003/12 > Afganistán visto desde Herat

El espejismo de la reconstrucción nacional

Afganistán visto desde Herat

Irak debe ser el laboratorio de “nation bulding” a la americana. La estrategia de reconstrucción nacional puesta en marcha con éxito después de 1945, en Alemania y en Japón, ha retomado carta de naturaleza tras el final del comunismo. Se trata, para Washington y sus aliados, de reconstruir, a su manera, las estructuras económicas, políticas y estatales de países privados de Estado, saqueados por una guerra civil o “beneficiarios” de una intervención occidental. En todas estas operaciones los Estados Unidos esperan imponer su liderazgo repartiendo al máximo el coste humano y financiero. El balance, como se comprobará leyendo este dossier, parece mediocre: en Afganistán, aunque la reconstrucción nacional ha comenzado, no ha pasado de Kabul; en África, es imperceptible; en Kosovo, no ha servido para restablecer ni los derechos humanos de los ciudadanos de origen serbio ni, por extensión, la democracia. Por no decir nada de Irak, sumergido en el caos….

por Julien Bousac, diciembre de 2003

Posiblemente sea la prueba de fuego. El 24 de octubre de 2003 el gobierno de Kabul lanzó un programa para desarmar a las milicias locales e integrar una parte de las mismas en el ejército nacional afgano, actualmente en formación. Ismael Khan, gobernador de la provincia de Herat, en el oeste de Afganistán, no quiere saber nada: las fuerzas estacionadas en su ciudad son "las tropas del ejército nacional afgano" que "ya fueron desarmadas, pues las armas se hallan almacenadas en los depósitos centrales". Anticipándose a la decisión de desplegar las fuerzas internacionales para el mantenimiento de la paz (ISAF) fuera de Kabul, algunos portavoces oficiosos habían anunciado que las mismas no serían bienvenidas en Herat, donde "ya reinan el orden y la seguridad".

No hay que olvidar que dos años después del acuerdo de Bonn el poder central sigue sin ejercer su autoridad sobre la mayoría de las provincias de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.