ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/07 > Vivir con los árabes

Una opción de vida

Vivir con los árabes

El sociólogo y orientalista Maxime Rodinson falleció el 23 de mayo de 2004. Autodidacto, había llegado a ser un lingüista excepcional (dominaba unas treinta lenguas y dialectos) y un escritor prolífico. Le debemos: Mahomet (1) (Club français du livre, 1961, reed. Seuil), Islam et capitalisme (Seuil, 1966), Marxisme et monde musulman (Seuil, 1972), Les Arabes (2) (PUF, 1979), La Fascination de l’islam (3) (Maspero, 1980), Peuple juif ou problème juif? (Maspero, 1981), L’Islam: politique et croyance, (Fayard, 1993) y Entre islam et Occident, entretiens avec Gérard D. Khoury (Les Belles Lettres, 1998). Luchó especialmente para que se hiciera justicia al pueblo palestino. Reproducimos aquí el artículo premonitorio que había publicado en vísperas del inicio de la guerra de 1967, en Le Monde del 4 y 5 de junio.

por Maxime Rodinson, julio de 2004

El 9 de agosto de 1903, el conde Serge de Witte, ministro de Economía del zar Nicolás II, explicaba amablemente al periodista vienés Theodor Herzl, que venía a demostrarle que el emperador ortodoxo debía apoyar la aplicación de la doctrina del sionismo político (que acababa de fundar): “Yo solía decirle al pobre emperador Alejandro III: ‘Majestad, si fuera posible ahogar en el mar Negro a seis o siete millones de judíos, me sentiría realmente satisfecho. Pero eso no es posible. ¡Así que tenemos que dejarlos vivir!’”. Otros encontraron las posibilidades técnicas que les faltaban a los antisemitas rusos. Ni siquiera eso les sirvió de mucho, en definitiva. Tal vez haya alguna conclusión que sacar, pese a todo, de la resignación del barón ruso.

El Estado sionista eligió vivir en Palestina, es decir, en medio del mundo árabe. La elección era peligrosa. No le faltaron advertencias, procedentes sobre todo de los judíos (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.