ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/09 > ¿Víctima o verdugo?

Una visión retrospectiva de la caída del presidente haitiano

¿Víctima o verdugo?

El bicentenario de la independencia de Haití ha estado marcado por las tensiones que se produjeron con la salida forzada del presidente Jean-Bertrand Aristide, el pasado 29 de febrero. Víctima de un “golpe de estado moderno” para unos, dictador justamente depuesto para otros, el ex presidente es una figura controvertida. Pero la salida a la crisis conlleva numerosas cuestiones sobre la ambigüedad de su antigua oposición.

por Maurice Lemoine, septiembre de 2004

Al principio era “Titid”, el cura de las villas miseria, la voz de los sin voz. Por entonces, el que se convertiría en el presidente Jean-Bertrand Aristide, oficiaba en la iglesia de Don Bosco, en Puerto Príncipe, y representaba la esperanza de un pueblo crucificado por la dictadura de los Duvalier desde 1957 hasta 1986. Naturalmente, ese pueblo y su movimiento Lavalas (La avalancha) llevaron al cura de los pobres al poder en 1990, en los primeros comicios libres del país. ¿Pecaron de un exceso de entusiasmo? “No hubo tiempo de reflexionar sobre la personalidad del individuo, ni de comprender cómo podía pasar de un discurso profético que denunciaba el mal, al ejercicio del poder”, confía uno de los que, tras haberlo acompañado, se distanciaron de él (¿pero quién no lo hace actualmente?).

¿Pero qué poder? Cuando asume sus nuevas funciones, Aristide no controla la historia. Washington había invadido Granada en (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.