ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/04 > Un ejército salvador

Golpe de Estado según Raymond Aron

Un ejército salvador

abril de 2005

“La vida y la muerte del presidente Salvador Allende obligan por igual al respeto. Fiel hasta el final a su juramento constitucional, no renunció a su proyecto socialista ni eliminó las libertades públicas. Fue el ejército, y no la coalición de izquierdas, quien proclamó el estado de sitio y suspendió el funcionamiento de una democracia que durante mucho tiempo había sido un ejemplo para los países de América Latina. Si la calidad de las almas pudiera suplir a la de las ideas, si un jefe de Estado sólo fuera responsable de sus intenciones, la historia de Chile se escribiría en blanco y negro. Los demonios en armas abaten la virtud del poder.

Basta con remitirse a los cables que enviaban desde hacía semanas los corresponsales de prensa para convencerse de que el golpe de Estado entristecía más de lo que sorprendía. De un lado y de otro había preparativos para la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.