ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2006 > 2006/08 > Teletrabajo en Internet a precios de liquidación

Teletrabajo en Internet a precios de liquidación

Durante mucho tiempo se creyó que la “inteligencia artificial” permitiría algún día al ordenador prescindir de las personas. Error. El ordenador ha acabado comprendiendo que era más rentable pagarle a una persona –una miseria– por las tareas menores que no sabía hacer. El ordenador puede también encontrar, instantáneamente, no importa en qué lugar del mundo, un candidato para este género de trabajo.

por Pierre Lazuly, agosto de 2006

En 1769, el ingeniero húngaro Johann Wolfgang von Kempelen causó sensación en Europa al presentar al autómata más sofisticado de la época: una marioneta que jugaba al ajedrez. Apodado el “turco mecánico”, el autómata tenía la apariencia de un muñeco del ta­maño de un hombre, con bigotes y turbante, sentado detrás de un enorme mueble que, al abrirlo, mostraba un delicado sistema de tubos, varillas y engranajes: un mecanismo al que había que darle cuerda regularmente con la ayuda de una larga llave, pero que, según su inventor, dotaba al autómata de una inteligencia artificial capaz de desafiar a la mayoría de los seres humanos.

De hecho, el “turco” jugaba bien. Durante su periplo por Eu­ropa, ganó la mayoría de las partidas que jugó: venció, entre otros, a Benjamin Franklin en París y al emperador Napoleón Bonaparte en Schönbrunn, durante la batalla de Wagram.

Pero se trataba de una superchería: detrás de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.