ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/06 > Tahití o la difícil alternancia

Microsociedades apartadas del mundo

Tahití o la difícil alternancia

Después de que el dirigente de la derecha Gaston Flosse detentara el monopolio del poder durante 20 años y al final de una crisis política que se inició en mayo de 2004, el independentista Oscar Temaru accedió a la presidencia de la Polinesia francesa. Paradójicamente, se trata de un triunfo del espíritu republicano.

por Sémir al Wardi, junio de 2005

A intervalos regulares, la República Francesa acuerda estatutos para la Polinesia francesa estatutos que representan verdaderas constituciones locales. El último es un estatuto regido por la ley orgánica del 27 de febrero de 2004 que consagra al territorio como un "país de ultramar" gobernado "libre y democráticamente", que parece haber sido redactado por amigos –partidarios de Chirac– para un único hombre: el inconmovible Gaston Flosse de la UMP (Unión para un Movimiento Popular), quien ha dirigido el territorio desde 1982, con una breve interrupción entre 1987 y 1991. Viejo amigo del presidente Jacques Chirac, controla todos los engranajes de la sociedad polinesia –economía, deporte, universidad– y ha instaurado un sistema en el que el clientelismo alcanza su máxima expresión.

Además de discutibles disposiciones, el texto del 27 de febrero de 2004 concentra en manos del Presidente de Polinesia plenos poderes y prevé una modalidad de votación en una sola (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.