Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/04 > La guerra inútil que destruyó Irak

Consolidación de un poder autoritario

La guerra inútil que destruyó Irak

Mientras que Estados Unidos pretende la retirada de sus tropas, las elecciones legislativas de marzo pasado aseguran, según Washington, la vuelta a una cierta normalidad en Irak. Sin embargo, las tensiones persisten, especialmente entre árabes y kurdos. Por otra parte, el escrutinio, muy disputado entre laicos, suníes y chiíes, confirma la instauración de un poder corrupto y autoritario, pero que dispone de una mayor legitimidad de que tuvo Sadam Husein.

por Nir Rosen, abril de 2010

Algunas semanas después del comienzo del ataque estadounidense contra Irak, en marzo de 2003, miles de personas se apretujaban ante los locales de la nueva Asociación de Prisioneros Liberados: una residencia confiscada a un ex responsable del régimen de Sadam Husein. En las paredes estaban pegadas las listas de nombres, clasificados por orden alfabético, recuperadas cuando la población saqueó la sede de los servicios secretos. Personas desesperadas las recorrían con el dedo, con la esperanza de conocer la suerte que les había tocado a los parientes cercanos detenidos por la policía. La mayor parte de las veces la noticias no eran buenas como, por ejemplo, esa ejecución de cuatro personas por presunta pertenencia al Daawa, el partido chií ilegal, que llevó a su familia hasta una fosa común con el fin de desenterrar los cuerpos.

Tres años más tarde, el país se había hundido en la guerra civil: las milicias y (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Cartografía

La guerra inútil que destruyó Irak

Miniatura del mapa