ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2006 > 2006/09 > Estado de emergencia permanente

Estado de emergencia permanente

por Philip s. Golub, septiembre de 2006

Rara vez fue tan grande la distancia entre democracia real y democracia formal. En todas partes –o casi–, los poderes ejecutivos, débilmente legitimados, de países democráticos “avanzados” gobiernan desde hace años sin –y a menudo contra– el consentimiento popular. En Francia, Reino Unido, Estados Unidos y otros lugares, el poder ejecutivo se ha separado de la sociedad, imponiéndole, en su ciego avance neoliberal y neoconservador, “reformas” sociales regresivas y medidas disciplinarias y de seguridad cada vez más represivas.

Al mismo tiempo asistimos a una concentración del poder ejecutivo y a una marginación de los contrapoderes, e incluso a veces, como en el caso del Reino Unido y Estados Unidos, a un cuestionamiento fundamental de los equilibrios institucionales que fundamentan desde sus orígenes el proyecto liberal-democrático. Este doble movimiento de autonomismo y concentración de poder ha sido poderosamente amplificado por la “guerra contra el terrorismo” y el estado de excepción que, desde (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Recuadro

Cronología

DossierCinco años de “guerra al terrorismo”

La ofensiva lanzada por Israel contra el Líbano ha abierto, según el presidente George W. Bush. “un tercer frente en la guerra antiterrorista”. Comenzó por una intervención militar en Afganistán, seguida de otra en Irak, que no han hecho más que provocar el caos.
  • El nuevo estado del mundo

    Ignacio Ramonet
    La ONU, encargada de hacer funcionar con regularidad las relaciones internacionales, se esfuerza por poner en pie los efectivos de intervención en el Líbano en tanto que la política llevada por Washington y sus aliados, a través de la “guerra contra el terrorismo”, no hace más que exacerbar los conflictos.
    Miniatura del mapa

    Cartografía: El nuevo estado del mundo

  • Ofensiva primaveral de los talibanes

    Syed Saleem Shahzad
    Hace tres años un comandante estadounidense que tenía su base en el sudoeste de Afganistán mencionó la hipótesis de una ofensiva primaveral contra los talibanes en el sector bajo su mando. Esta simple alusión inflamó la imaginación del comando talibán.
    Miniatura del mapa

    Cartografía: Afganistán

  • Poder militar en Israel

    Amnon Kapeliouk
    El 15 de agosto de 2006 el general Shlomi Cohen, que dirige la famosa brigada Alexandroni, visitó a sus soldados que regresaban del frente. Le aguardaba una sorpresa: los oyó quejarse a gritos de no haber sido informados sobre el adversario, y de no estar equipados para enfrentarse a ellos.
  • Las guerras de Israel contra el Líbano

    Georges Corm
    Desde su nacimiento, Israel se ha topado con la supervivencia más que milenaria del pluralismo religioso en Oriente Próximo. Era evidente que la creación de un Estado exclusivamente para los judíos en un medio tan plural encontraría una viva resistencia.
  • Lealtades en conflicto en la comunidad chiita iraquí

    Hamid Yasin y Peter Harling
    La violencia en Irak alcanza un umbral crítico del que los medios de comunicación no dan cuenta suficiente, hastiados de un conflicto de larga duración con el que compite la novedad de la guerra del Líbano. Los ataques de carácter sectario entre suníes y chiitas se han vuelto rutinarios.
  • Carta blanca a los incendiarios

    Alain Gresh
    Aunque nuestro ejército perpetre “una matanza masiva” en el Líbano, Estados Unidos seguirá apoyándonos, afirmó el embajador israelí en Washington, Dani Ayalon. El Gobierno de Ehud Olmert dispone en efecto del apoyo total de la Administración de George W. Bush. El objetivo es claro: liquidar a Hezbolá.

    Recuadro: Gaza, “el mundo se cierra sobre nosotros”

  • Fisuras entre los neoconservadores estadounidenses

    Hubert Védrine
    Francis Fukuyama, célebre por su controvertida obra sobre el “fin de la historia” después de la caída de la URSS, en su última obra, America at the crossroad, conusma una verdadera ruptura con la Administración de Bush, y tal vez con todo el neoconservadurismo.

    Recuadro: Una Comisión parlamentaria norteamericana: 237 mentiras oficiales

    Recuadro: Tel Aviv, un aliado decepcionante

    Recuadro: El tercer conflicto mundial ha comenzado...

    Recuadro: Declaraciones en España

    Recuadro: Otras declaraciones