ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/11 > El “lobby” pro israelí se resquebraja

Judíos de Estados Unidos contra la derecha israelí

El “lobby” pro israelí se resquebraja

Los esfuerzos del presidente Barack Obama para reactivar el proceso de paz en Oriente Próximo chocan con el rechazo del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu a detener la colonización. Sin embargo, la resolución el conflicto israelí-palestino continúa estando en el centro de la estrategia de la Administración estadounidense en la región. Su éxito podría depender, en parte, de la influencia de un nuevo lobby judío, cuya primera convención comenzó el 25 de octubre, contrario a la política de la derecha israelí.

por Eric Alterman, noviembre de 2009

En julio de 2009, cuando el presidente estadounidense Barack Obama recibió en la Casa Blanca a dieciséis dirigentes de organizaciones judías, la lista de invitados incluía caras conocidas: los presidentes y presidentas de viejas estructuras conservadoras como la Conference of Presidents of Major American Jewish Organizations, la Anti-Defamation League (ADL), el American Jewish Committee, y, por supuesto, el alma del lobby pro-israelí, el American Israel Public Affairs Committee (AIPAC). Pero había también una novedad, la presencia de Jeremy Ben-Ami, director ejecutivo del nuevo lobby judío pacifista J Street.

Esta presencia ciertamente no era del agrado de todo el mundo. En las publicaciones favorables a la corriente dominante y neoconservadora de las organizaciones judías, J Street despierta tan poca simpatía como Hamás. Así, en las columnas de Commentary, Noah Pollak calificó a la organización de “despreciable”, “deshonesta” y “anti-israelí”; James Kirchick, de The New Republic, la llamó “lobby de la capitulación” (surrender (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.