ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/02 > Costa de Marfil, los herederos malditos de Félix Houphouët-Boigny

El origen de los enfrentamientos postelectorales

Costa de Marfil, los herederos malditos de Félix Houphouët-Boigny

“La tormenta internacional se calmará. Sólo hay que esperar”, declaró el 14 de diciembre el ex primer ministro de Costa de Marfil, Pascal Affi N’Guessan, cercano a Laurent Ggagbo, quien se niega a ceder el puesto a su adversario, Alassane Ouattara, declarado vencedor de las elecciones por las organizaciones panafricanas y Naciones Unidas. Los motivos de este pulso se encuentran en la fallida sucesión del padre de la independencia, Félix Houphouët-Boigny.

por Vladimir Cagnolari, febrero de 2011

Al pasear por Costa de Marfil, tenemos por un lado lo que [Felix] Houphouët [-Boigny] construyó, y por otro lo que [Laurent] Gbagbo construyó. En medio, no hay nada”. Así desafíaba Laurent Gbagbo, el 4 de octubre de 2010, poco antes de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, a sus adversarios Henri Konan-Bédié y Alassane Dramane Ouattara, todos ellos aspirantes a convertirse en herederos del “padre de la nación” marfileña.

La sucesión fallida de Houphouët-Boigny, fallecido en 1993 tras treinta años de mandato en solitario, sigue siendo un factor central en las repetidas crisis que desde hace diecisiete años atraviesan el país. Hace décadas que Gbagbo, Bédié y Ouattara se conocen y frecuentan, aliándose y oponiéndose en un juego político de geometría variable que vacía el pulmón económico de África Occidental.

De los tres presuntos herederos del primer presidente del país, Bédié, nacido en 1934, se perfila como “hijo natural”. Al (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.