ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/10 > Cáucaso, el fuego sangriento de los conflictos mal extinguidos

Adzharia, Georgia, Osetia, Chechenia, Ingushetia...

Cáucaso, el fuego sangriento de los conflictos mal extinguidos

Reivindicada por el jefe de los independentistas Chamil Bassaiev, la toma de rehenes en un colegio de Beslán, en Osetia del Norte, atestigua el viraje hacia el terrorismo de ciertos movimientos de la resistencia en Chechenia. Frágil por el juego de las grandes potencias y la manipulación de identidades nacionales, y a pesar de un apaciguamiento en Georgia, toda la región caucasiana soporta la onda de choque de esta guerra de descolonización que no ha acabado.

por Jean Radvanyi, octubre de 2004

Los diferentes conflictos que dividen la región trascienden sus fronteras habituales. En Chechenia, la represión salvaje dirigida por Moscú a partir de la presidencia de Boris Yeltsin, con su cortejo interminable de desapariciones, de “depuraciones” de localidades enteras que apuntaron prioritariamente a la población masculina, condujo a algunos grupos chechenos a un desenfreno asesino. El terror llegó a su punto máximo el mes pasado, con la toma de rehenes en Beslán, Osetia del Norte. El ataque premeditado a esa escuela, llena de niños, sus maestros y sus padres, y la matanza ciega durante el asalto de las fuerzas especiales rusas causaron como mí­nimo 339 muertos. Como reacción a este acto inexcusable, Rusia anunció que se adjudicaba el derecho de atacar preventivamente las bases terroristas fuera de su territorio, cosa que ya había hecho en 2002 en Georgia.

Pero el estado anímico cambió considerablemente en Georgia tras la caída de Eduard Shevardnadze, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.