ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/11 > Bibliografía

Bibliografía

noviembre de 2004

- VV. AA. (Didier Bigo, coord.), Les entreprises para-privées de coercition, Cultures & conflits/L’Harmattan, París, 2004.

- Sami Makki (prefacio de Alain Joxe), Militarisation de l’humanitaire, privatisation du militaire, Cahier d’études stratégiques 36-37, CIRPES, París, 2004.

- Leander Anna, Global Ungovernance: Mercenaries, States and the Control over Violence, IIS Working paper 4, Copenhaguen Peace Research Institute, 2002.

- Consejo Económico y Social, “Le droit des peuples à disposer d’eux-mêmes et son application aux peuples assujettis à une domination coloniale ou étrangère, ou à l’occupation étrangère”. Informe sobre la utilización de mercenarios como medio para violar los derechos del hombre e impedir el ejercicio del derecho de los pueblos a disponer de ellos mismos, presentado por el enviado especial, Enrique Ballesteros, conforme a la resolución 2001/3 de la Comisión de los derechos del hombre, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierDe nuevo se vuelve a hablar de los mercenarios

Una visión clásica de la guerra sugiere que es obra de ejércitos oficiales. Sin embargo, históricamente, los actores de los conflictos armados han sido a menudo entidades privadas con fines de lucro.
  • Empresas militares privadas en el caos iraquí

    Sami Makki
    Pocos meses después de la caída del régimen de Sadam Husein, se contaban en Irak unas 20.000 personas que pertenecían a la seguridad privada. La incapacidad de las tropas estadounidenses para mantener el orden y la creciente demanda de los actores internacionales explican ese fenómeno.

    Recuadro: Desde siempre y en todos lados...

    Recuadro: De aventureros a profesionales

    Recuadro: Nebulosa belicosa

  • Uno de los oficios más viejos del mundo

    Peter Warren Singer
    Contratar extranjeros para hacer la guerra es algo tan antiguo como la guerra misma. Casi todos los imperios, del Egipto antiguo al Imperio Británico de la reina Victoria, utilizaron tropas extranjeras de una u otra forma. La literatura y el arte populares de todas las épocas están llenos de esas historias.

    Recuadro: Por el camino de Cartago

    Recuadro: Artículos precedentes

  • El gran bazar de las armas

    En una época en que la “lucha contra el terrorismo” domina la agenda internacional, sería legítimo esperar que existiera un mayor interés por el control de armamentos, y que se hicieran esfuerzos para evitar que las armas llegasen a manos de quienes violan los derechos humanos. Pero ocurre lo contrario.
  • Colombia: como el de Irak, un conflicto privatizado

    Hernando Calvo Ospina
    En la edición de 2004 del Tour de Francia, los ciclistas del equipo CSC lograron el tercer puesto. Pero muy pocos aficionados saben que la sigla CSC corresponde a Computer Science Corp., y menos aún que se trata de una multinacional vinculada a las fuerzas de seguridad estadounidenses.

    Recuadro: Primavera de 1640

  • Una nueva generación de “perros de guerra” en África

    Philippe Leymarie
    Tales son los ingredientes de la más espectacular operación mercenaria de los últimos años, donde se mezclan el petróleo y el creciente interés de las compañías estadounidenses por las reservas del golfo de Guinea.
  • La defensa de Francia y de Europa en vías de subcontratación

    Philippe Leymarie
    A diferencia de la actitud adoptada por Estados Unidos y Gran Bretaña, sobre todo en Irak, Francia descarta la idea de enviar civiles a los escenarios de operaciones militares, e incluso se muestra prudente en relación con la “subcontratación” de las tareas en el sector de la defensa.
  • El negocio de los mercenarios está fuera de la ley

    Barbara Vignaux
    La ley sobre la represión de la actividad del negocio de los mercenarios, sancionada con unanimidad por la Asamblea Nacional, no debería justificar entonces el tono triunfalista del ex ministro de Defensa frente a los diputados.