ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/04 > ¿Hay que legalizar las drogas?

Frente al fracaso de las otras políticas

¿Hay que legalizar las drogas?

Del 8 al 10 marzo se celebró en Viena (Austria) la reunión anual de la Comisión de Naciones Unidas sobre Estupefacientes. Los Gobiernos de todo el mundo declararon allí, una vez más, su apoyo a la lucha global contra las drogas. Sin embargo, el balance de esa lucha no es brillante: el número de consumidores sigue creciendo, y las violaciones de los derechos humanos cometidas por las fuerzas de seguridad o por los narcotraficantes ocasionan, en algunos países, miles de detenciones y de muertos. En México, por ejemplo, el despliegue del Ejército en varios Estados ha provocado, en tres años, más de 19.000 muertos… La prohibición de los estupefacientes, legitimada por Naciones Unidas, continúa siendo el motor de estas políticas represivas, más moralistas que racionales. Un número cada vez mayor de especialistas piensan que las leyes antidrogas son más peligrosas que los estupefacientes en sí mismos. ¿Qué hacer entonces? ¿Cambiar radicalmente de método? ¿Pensar en una legalización de las drogas?

por Pierre Charasse, abril de 2010

Los informes anuales de Naciones Unidas sobre el consumo de drogas son muy precisos. No muestran ninguna tendencia a la baja en el tráfico de estupefacientes (cannabis, cocaína, heroína, drogas sintéticas). La producción y el consumo permanecen globalmente estables o al alza. Desde hace algunos años, los países industrializados se han convertido en productores de las drogas sintéticas (éxtasis, anfetaminas) que encontramos en todo el mundo. El narcotráfico está sometido a las leyes del mercado, pero la prohibición aporta un “valor añadido” importante. Y la transgresión de lo prohibido constituye un poderoso estimulante para el consumo. El estado de la situación es devastador. Y es lógico que numerosas personalidades de todas tendencias exijan poner fin a estas políticas prohibitivas que no han cumplido su objetivo. Al contrario, hacen que crezca la violencia, la corrupción y la entrada de dinero sucio en la economía mundial.

Numerosos expertos –médicos, economistas, magistrados, policías–  (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Acceso gratuito a nuestros contenidos hasta el 12 de abril debido a la situación excepcional provocada por el COVID-19.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

P.-S.

LMD en español