ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/05 > El arte y el Retablo de las Maravillas

La fuerza de los artistas contra los artificios de los vendedores

El arte y el Retablo de las Maravillas

Cadáveres en formol, videos de chicas desnudas rodando en el barro: estos audaces convencidos, impulsados por el valor financiero que les otorga la moda, dominan el arte contemporáneo. Más discretamente, los pintores se enfrentan al lienzo para producir deflagraciones estéticas y sensoriales que enriquezcan el oído, el cerebro y todo el cuerpo del espectador.

por Gérard Mordillat, mayo de 2015
JPEG - 2.9 MB
Patrice Giorda.- "Autoprotrait au repas" (Autoretrato en la comida), 1983.

Ante tal o cual obra de sorprendente belleza, ¿quién no ha pensado o escuchado decir eso de “Hay que verlo para creerlo”? Ahora bien, los defensores de aquello que la crítica llama “arte contemporáneo” invirtieron la proposición: ahora hay que creer antes de ver. Basando su credo en la réplica del Resucitado en el Evangelio según San Juan –“Felices los que creen sin haber visto” (San Juan, 20,28)–, proclaman que ya no se trata de que el espectador sienta el poder emocional de una obra, comprenda su inteligencia, ejerza su espíritu crítico frente a la tela; en nombre de su autoridad comercial, institucional o artística exigen que, previamente, todo el mundo renuncie a cualquier saber, cualquier cultura, y crea que “es arte” porque ellos lo afirman. El (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.