Portada del sitio > Mensual > 2023 > 2023/09 > Verdaderos y falsos debates sobre el final de la vida

¿Cómo garantizar una muerte digna para todos?

Verdaderos y falsos debates sobre el final de la vida

En Francia, la Convención Ciudadana sobre el Final de la Vida se ha pronunciado a favor de la puesta en marcha de una asistencia activa a la muerte. Una propuesta que podría contar con el respaldo del Parlamento francés durante este otoño. Unos quince países ya han legislado en este sentido. Pero, más allá de los textos legales, solo salvaguardando y reforzando el sistema sanitario público se podrán garantizar las condiciones de una decisión personal libre y auténtica.

por Philippe Descamps, septiembre de 2023

“Tomé unas pastillas hace una hora. A medianoche ya me habré ido”. Tras devolverle las ganas de vivir a un joven suicida, una superviviente de los campos nazis decide a sus 79 años que ya ha vivido lo suficiente. Con música de Cat Stevens, la película de culto Harold and Maude, de Hal Ashby, planteó en 1971 la cuestión de la libertad de elegir la propia muerte. En 1974, un llamamiento de tres premios Nobel, entre ellos el francés Jacques Monod, instaba a cada persona a “hacer respetar su derecho a morir con dignidad”.

Desde entonces, la mayoría de los países industrializados han aprobado leyes para mejorar el final de la vida mediante protocolos para aliviar el sufrimiento y la posibilidad de acortarlo. En muchos países, la “asistencia pasiva” ha sido legalizada por vía legislativa o por cambios en la jurisprudencia, pero solo unos quince países autorizan la “asistencia activa”, siempre (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Cartografía

Legislaciones sobre el final de la vida

Miniatura del mapa

Artículo siguiente

“Quiero poder decidir”