ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/06 > Testosterona, el nuevo elixir de la eterna juventud

¿Disfunción eréctil? ¿Andropausia?

Testosterona, el nuevo elixir de la eterna juventud

Da miedo envejecer y para conjurar este temor la gente busca toda suerte de remedios. Desde el descubrimiento de las hormonas, parece clave mantener los niveles sanguíneos de hormonas sexuales. Así se desarrolló el concepto de ‘climaterio femenino’ como enfermedad evitable con la simple “suplementación” de las hormonas. La comunidad científica se mostró reacia a aceptar la idea de la existencia del ‘climaterio masculino’ (o andropausia). Pero el panorama cambió en 1998 con la aprobación, en Estados Unidos, de la primera pastilla para los problemas de erección: Viagra (sildenafilo).

por Enrique Gavilán, Javier Gorricho y Juan Gérvas, junio de 2013

Los medicamentos para la disfunción eréctil son productos muy lucrativos. En 2011, movieron en el mundo más de 5.300 millones de dólares. Este mercado floreciente en torno al sexo es un apetitoso bocado para las corporaciones farmacéuticas, que no escatiman esfuerzos para abrir nuevos mercados. Una fórmula habitual, empleada para la propia disfunción eréctil, es “crear” nuevas enfermedades (o redefinir otras ya conocidas) para alinearlas con las posibilidades de ventas de sus nuevos medicamentos. Es decir, primero los medicamentos y luego las enfermedades y las personas (a través de la medicalización de la vida diaria). De producir medicamentos para ayudar a resolver problemas, se pasa a crear problemas para ayudar a vender medicamentos. Un paso más en la deriva especulativa en la que está inmerso este gigantesco negocio.

En el caso de la andropausia se había ya sugerido que se debía a una caída gradual de la producción de testosterona, y (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD en español