Portada del sitio > Mensual > 2024 > 2024/02 > En el locutorio con Julian Assange

En el locutorio con Julian Assange

por Charles Glass, febrero de 2024
JPEG - 80.6 KB
KONRAD KLAPHECK. – Confession (‘Confesión’), 1989

Son las dos y media de la tarde de este miércoles 13 de diciembre cuando Julian Assange hace su entrada en la sala de visitas de la cárcel de alta seguridad de Belmarsh, en el sudeste de Londres. Con su metro ochenta y ocho de estatura, la melena blanca y su barba bien recortada, el informante y fundador de WikiLeaks desentona en medio de la columna de prisioneros. Escruta la sala entrecerrando los ojos a la busca de una cara familiar entre el tropel de esposas, hermanas, hijos y padres de reclusos. Le espero en el lugar que me han asignado, el punto D-3: un islote entre cerca de otros cuarenta semejantes consistente en una mesita baja y tres sillas acolchadas –dos azules y una roja– atornilladas a un parqué que (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Artículo anterior

Trabajo con estilo