ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/04 > Proteccionismo

¿Resucitando a Keynes?

Proteccionismo

A medida que avanza la crisis económica en Estados Unidos, se acrecientan los temores ante un avance del proteccionismo. Una prueba de esta tendencia es el contrato que ha firmado el ejército estadounidense con la firma europea el consorcio aeronáutico europeo EADS (European Aeronautic Defence and Space), a expensas de Boeing. A primera vista parece un triunfo de la industria europea, pero el acuerdo obliga a la producción de valor añadido en suelo estadounidense. Una acción en línea con las últimas medidas de la Reserva Federal de Estados Unidos, que se contrapone a las políticas del Banco Central Europeo. Así pues, parece que volvemos Keynes, quien proponía, para contrarrestar la espiral negativa derivada de la Gran Depresión de los años 1930, que en momentos de estancamiento económico el Estado tiene la obligación de intervenir.

abril de 2008

Todo el mundo sabía que el día que Estados Unidos debiera hacer frente simultáneamente a una recesión y a un déficit comercial abismal, la doctrina del libre comercio sería puesta en tela de juicio por su defensor más influyente. La compra por parte del ejército estadounidense de ciento setenta y nueve aviones de reabastecimiento, parcialmente fabricados por EADS, no contradice de ninguna manera la tendencia de fondo. Pues en ese contrato de 35.000 millones de dólares (23.000 millones de euros), los intereses nacionales estadounidenses fueron defendidos con energía. El avión “europeo” equipado con un motor General Electric y producido en asociación con la empresa estadounidense Northtrop Grumman, será ensamblado en Alabama. Hasta el punto de que más de la mitad de su valor añadido provendrá de Estados Unidos. Sin embargo, una parte apreciable del aparato de la competencia, el de la firma Boeing –que exigía un mayor plazo de entrega, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

En este número

Todo el sumario