ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/01 > ¿La solución o el problema?

Otra Europa es posible

¿La solución o el problema?

por Bernard Cassen, enero de 2017

A cada gran crisis –ya sea nacional, europea o internacional–, una parte de los dirigentes políticos de los países miembros de la Unión Europea (UE), la mayoría de los medios de comunicación y la totalidad de los representantes de las instituciones de Bruselas (Comisión Europea), de Fráncfort (Banco Central Europeo, BCE), de Luxemburgo (Tribunal de Justicia de la Unión Europea) y de Estrasburgo (Parlamento Europeo) responden al unísono con un eslogan: “hace falta más Europa” o bien “Europa no es el problema, sino la solución”. Es lo que se puede llamar la retórica “europeísta”.

En un primer análisis, esta postura es lógica, ya que problemas de dimensión continental, incluso planetaria –riesgos de desmoronamiento del sistema financiero internacional, terrorismo, grandes flujos migratorios, aumento de las desigualdades que desmiembran las sociedades, calentamiento global, destrucción de la biodiversidad, etc.– no pueden encontrar ni un ápice de solución mediante decisiones de un único Estado, por (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMd en español

Artículo siguiente

Marionetas rusas